¿Cómo hackear una red WiFi?

En el mundo de las comunicaciones, la diversidad de señales o tipos de medios es enorme, pero indiscutiblemente quien abarca más lugares en nuestra cotidianidad, es el uso del Internet sin cables, es decir, de las redes WiFi. Siempre ha habido debate acerca de si es bueno usarlas, por su seguridad, y la realidad es que son bastante vulnerables. Para demostrarlo, aquí te enseñaremos a hackearlas, para así conectarte a cualquiera que esté disponible, sin importar el tipo de seguridad que utilice.

Para hackear redes WiFi solo se necesita un equipo capaz de transmitir y recibir datos (como tu ordenador o móvil), algo de práctica y un par de herramientas o aplicaciones. Las razones de hackeo pueden variar en función de cada persona, pero se recomienda enormemente si quieres realizar una auditoría de redes o verificar tu propia seguridad de red en casa o en el trabajo.

1.   Aircrack-ng, una suite completa de hackeo WiFi

Aircrack-ng es una suite gratuita para testear la vulnerabilidad de redes WiFi. Está disponible para cualquier distribución de Linux (si eres usuario de Windows, será difícil que funcione correctamente). Si aún no tienes instalado este sistema operativo, podrías ejecutarlo en una máquina virtual o directamente desde una unidad de almacenamiento portátil, sin necesidad de formatear tu computadora.

Dicho esto, una vez dispongas de un sistema operativo Linux, descarga Aircrack-ng en tu ordenador, ejecuta el paquete y sigue las instrucciones. El programa requiere de una tarjeta de red compatible (la mayoría de modelos lo son), la cual será configurada automáticamente para iniciar el ataque. Dicho ataque, puede tardar algo de tiempo, pues se utiliza el envío y recepción de paquetes a través de tu tarjeta de red, hasta el router objetivo.

Luego de una cierta cantidad de paquetes (que puede tardar minutos u horas) podrás obtener la contraseña del router que has decidido hackear. Es sencillo, eficaz y no necesita muchos recursos. Cabe destacar que cuanto mejor sea la seguridad de la red WiFi, más tiempo llevará obtener su clave.

2.   Wi-Fi Slax, la distribución de Linux para hackear WiFi

Wi-Fi Slax es otro nivel, un peldaño más arriba que cualquier otra opción y quizás sea para usuarios más experimentados, pero su ventaja es clara: tiene muchísimas opciones. Permite hackear redes WiFi con seguridad WEP, WPA, WPA2 y descifrarlas sin esfuerzo.

Y es que Wi-Fi Slax no es un programa o aplicación, sino que se trata de un sistema operativo basado en Linux que se enfoca en la auditoria, hackeo y monitoreo de redes.

Es muy fácil descargarlo desde su web oficial y dicha descarga se realiza de forma gratuita. Para activar el proceso de hackeo solo será necesario introducir un par de comandos en consola. Concretamente, en una terminal deberás teclear: airmon-ng start wlanX (sustituyendo la X por la interfaz de red).

Después de ello, el sistema iniciará el proceso para poder hackear redes con tu tarjeta inalámbrica. Posteriormente deberás introducir el comando: airodump-ng -c –bssid -w monX (de nuevo, sustituyendo la X por la interfaz de red).

Con este comando, se recolectarán datos, necesarios para penetrar al router deseado. Toma algo de tiempo, pero es totalmente efectivo, sin importar el tipo de seguridad que se haya implementado.

3.   Router Keygen

Router Keygen está disponible para Android, y permite generar una clave estándar o prestablecida en routers. Es decir, aquellas contraseñas que vengan puestas por defecto en los dispositivos. Es una opción no tan viable como el resto, pero sin embargo puede generar buenos resultados si se trata de un router recién comprado o que no haya sido configurado por su dueño.

Dispone de varias opciones; entre ellas WPS Connect, la cual trata de conectarse a través del PIN WPS del router. También puedes tratar de hackear la red con la opción Wi-Fi WPS Wap Tester, que es bastante efectiva, y su único requisito es ser usuario root o administrador en tu Android.

Como ves, todas las opciones son gratuitas y fáciles de usar, sin necesidad de tener mucho conocimiento informático. Ya no es excusa que no puedas acceder al WiFi de tu vecino y tener Internet gratis de por vida.